El muerto singular

Por Gabriel José Vale[1]

A Suramérica.

El terremoto se sintió muy dentro del cementerio, debajo de las inconmovibles lápidas. Si bien fue leve, su levedad pareció arraigarse de algunos cadáveres ha poco enterrados entre un luto tumultuoso e incierto. Como a las tres de la tarde la tierra empezó a sacudirse borrosamente, y toda aquella laboriosa lentitud también parecía combinar el pánico de los que temblaban en una idéntica postergación. Con mejor virtud sea dicho, la tierra salta cuando, por errar su báculo, trastabilla en los pies de quienes así tropiecen.

06-462Ya en la noche los noticieros cifraban algunos daños notorios o repetían las testimoniales interjecciones de un silencio que imperiosamente brotaba de todas las lenguas. Se hablaba de algunas supuestas bajas, pero el gobierno no propugnó datos oficiales ese día, y no lo había de hacer en años. Sucedió que sólo las pocas edificaciones derruidas eran tan evidentes para todos — aunque al parecer ninguno de sus moradores había perecido en ellas—, como para hacerse una idea fundamental o peculiar de lo que no podía verse. En verdad era bastante inverosímil que de entre algunas ruinas casi milenarias salieran todos ilesos (con apenas magulladuras), pero a pesar de ciertas digresiones, comprensibles todo lo más, se corroboró que aun ciertos ausentes de ciertos años volvían a manifestarse entre ciertos abrazos compungidos.

[Para leer el texto completo, te invitamos a adquirir la versión impresa de la revista. Escríbenos para mayores informes.]


[1] Nacido en el año 1979 (Caracas, Venezuela). Entre los años 1999 y 2001, promedia un volumen de poesía (APÓCRIFOS). En el 2004 publica su novela primogénita 9 EJEMPLOS (Editorial Cómala), la cual discurre en nueve capítulos independientes, pues sólo al final los personajes, en el piso 22 que los congrega, repiten sus atributos en una parábola forzosa y tenaz. En el 2005 escribe una segunda novela, basada en los evangelios. Seguidamente compone tres tragedias de cinco actos (publicadas en el 2006 a riesgo propio). Entre el 2006 y el 2007 compone una terna de comedias, también de cinco actos. En el 2007, escribe otra novela (DE REOJO). Dos novelas más le suceden. En el 2009 completa cien sonetos. También cuenta con cuatro series de relatos. Otras obras y misceláneas, ensayos de variadas especies, poemas sueltos, traducciones, etc.